La Ética del Montañista

  1. SER RESPETUOSO. El Montañista tiene como fundamento de actuación su integridad y su capacidad para mostrar respeto a sus compañeros, a otros grupos, a la naturaleza y a los reglamentos establecidos o de sentido común, manteniendo siempre como prioridad la Seguridad del grupo.

  2. PRIORIDAD EN LA SEGURIDAD. El éxito en cualquier excursión es regresar sanos y salvos al punto de partida, habiendo desarrollado el mejor esfuerzo.

  3. APLICAR EL SENTIDO COMÚN EN LAS PRIORIDADES Y LAS DECISIONES. La cumbre siempre es un objetivo, pero nunca lo más importante.

  4. DEBER DE PLANEAR Y SER FLEXIBLE. Los ingresos y salidas de la montaña deben de ser en los horarios preestablecidos y/o recomendados y considerando los ajustes por las condiciones meteorológicas y el desempeño del grupo.

  5. MANTENER EL ORDEN Y LIMPIEZA. La ruta por la que se transita se deja igual que como se encontró y si es posible mejor. Lo que se lleva a la montaña se regresa (recoger basura, retirar piedras o ramas sueltas, refuerzo no intrusivo a señalamientos, etc.).

  6. TOMAR Y APLICAR LA RESPONSABILIDAD Y LA AUTORIDAD. El Guía y el Retaguardia en una excursión, tienen la Responsabilidad y la Autoridad para asegurar el éxito de la excursión.

  7. MANTENERSE CON EL GRUPO. Solo se deja a un compañero en la montaña, cuando es estrictamente necesario ir por ayuda o que esté en riesgo nuestra propia vida.

  8. SE REQUIERE PREPARACIÓN FÍSICA. La planeación y ejecución de la preparación física necesaria, son indispensables en cualquier excursión.

  9. EXPERIENCIA Y CONOCIMIENTO. Se debe de contar con la experiencia, el conocimiento y la información necesaria de la ruta a seguir y asegurarse de llevar el equipo, la hidratación, la protección solar y climática y la alimentación adecuada para cada excursión.
Gracias
La resolución de su pantalla es demasiado estrecha para la visualización correcta de la página web.

Intente utilizar su dispositivo horizontalmente.